Vivir dentro del campo de juego